El Centro de Psicología Aplicada pretende desde su blog, Psicología ComPartidA, divulgar la psicología en la comunidad universitaria con la intención de promover la salud física y mental. Nuestro objetivo es acercar el conocimiento a través de la publicación de artículos del ámbito psicológico y compartir noticias de actualidad.

lunes, 28 de enero de 2013

Sexo en personas con lesión medular

Fuente:

Priestess-Shizuka

¿Por qué pensamos que las personas discapacitadas, como los parapléjicos o tetrapléjicos, no tienen derecho a disfrutar del sexo? Ellos también pueden practicar, sentir e incluso tener una erección. Solos, acompañados o con la ayuda de juguetes eróticos especiales, la capacidad de tener una vida sexual va mucho más allá de la discapacidad: el sexo nace con nosotros, y muere con nosotros.



 
El sexo es un tema bastante tabú en nuestra sociedad, y si lo unimos con discapacidad, aún más. Muchas veces se piensa que una persona por estar en silla de ruedas y ser parapléjica o tetrapléjica no tiene derecho a tener una vida sexual. ¡Bastante tienen con su discapacidad como para pensar en el sexo!, ¿por qué hay gente que opina eso?

Hablar de sexo va mucho más allá que hablar de coitalidad, “si dejamos al lado únicamente el tema de la penetración , entonces llegamos a lo que debería ser el verdadero concepto de sexualidad”, afirma el doctor Antonio Sánchez Ramos, responsable de la Unidad de Sexualidad y Reproducción Asistida del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo.

“No creo que la sociedad piense conscientemente en privar de sexo a los discapacitados, lo que ocurre es que como estas personas tienen una importante dificultad de movilidad y hoy en día, por desgracia, se asocia sexualidad con genitalidad, se deduce que no existe la posibilidad de una vida sexual satisfactoria”, afirma Esther Sánchez, presidenta de la Asociación Nacional de Salud Sexual y Discapacidad (ANSSYD).

Además, José Bustamante, psicólogo y coordinador del programa Discasex para la atención sexológica al discapacitado, recalca: “En un estudio que hicimos sobre actitudes y pensamientos de la población general sobre la sexualidad en personas con discapacidad, vimos que muchos consideraban que sí que tienen derecho, pero no veían la posibilidad de que llevaran a cabo prácticas sexuales”.

¿Pueden tener sexo las personas parapléjicas o tetrapléjicas?

Sí pueden. Esther Sánchez subraya que “lo importante es que las personas que sufren una paraplejia o tetraplejia vivan su sexualidad conforme a sus apetencias, y no encuentren en su limitación física un impedimento para poder disfrutar de ella”.

El doctor Antonio Sánchez Ramos asegura que “la sexualidad es una reacción compleja que nace fundamentalmente de nuestro cerebro, y siempre resulta mucho más difícil que los varones entiendan un nuevo modelo de respuesta sexual”.

El Jefe del Servicio de Rehabilitación del Hospital de Parapléjicos de Toledo insiste en que “no todas las lesiones medulares son iguales, unas son lesiones completas y otras lesiones incompletas, dependiendo del tipo y nivel de la lesión. Si, por ejemplo, la persona tiene afectada la cervical 7, tiene funcionalidad en los brazos, si tuviera dañada la cervical 3 ni siquiera podría respirar por sí misma. Cada lesión tiene sus propias características”.

Es imprescindible entender la sexualidad correctamente y no relacionarla simplemente con la penetración, ya que el sexo va mucho más allá. “El sexo es algo que nace con nosotros, y muere con nosotros. La expresión en la que llevamos a cabo nuestra sexualidad puede ser muy variada: desde miradas, caricias, masturbación, sexo oral, fantasías, autoerotismo…todo eso es sexualidad. Tener cerebro y piel es suficiente para poder disfrutar del sexo”, afirma el psicólogo José Bustamante.

Un tema que a veces resulta intocable, y es precisamente así como se llama una de las últimas películas donde se ve reflejado el sexo en una persona con una lesión medular. ¿Cómo puedes sentir placer sexual?, le pregunta el cuidador negro a Philippe, un conde que se ha quedado tetrapléjico en un accidente de parapente.

En este caso, la gran pantalla refleja cómo las orejas se convierten para este aristócrata en su mayor punto erógeno, y gracias a los servicios de una prostituta consigue sentir placer sexual.

El doctor Sánchez Ramos hace mención a esta película francesa para explicar que “una persona tetrapléjica completa puede percibir sensaciones, y se refleja muy bien en “Intocable”, cómo siente un estímulo en la zona de las orejas. Pero hay que remarcar que no todo el mundo siente igual ni en el mismo lugar, no todos tienen porqué sentir en las orejas”.

La zona de los pechos es una zona muy sensible en la mujer, pero también en el hombre; “la diferencia es que las mujeres tienen desarrolladas las glándulas mamarias y los hombres no, pero las terminaciones nerviosas son las mismas. A un hombre parapléjico le puedes excitar tocándole los pezones, con la lengua, una pluma o un pañuelo”, nos cuenta Esther Sánchez.

Pero no solamente en la piel, el sexo está centrado principalmente en el cerebro: en todas las personas, aunque te acaricien los pechos o los genitales, si no estás agusto o la persona que te lo está haciendo no te agrada, entonces no vas a sentir placer, “sin embargo, si tu cerebro está por la labor, puedes disfrutar simplemente del juego erótico, de la seducción o incluso de las palabras”, afirma el especialista en sexología y psicoterapia integrada José Bustamante.

Daniel Santacruz (Terapeuta del CPA)

Fuente: EFE Salud
Para leer el artículo completo pincha aquí




No hay comentarios:

Publicar un comentario