El Centro de Psicología Aplicada pretende desde su blog, Psicología ComPartidA, divulgar la psicología en la comunidad universitaria con la intención de promover la salud física y mental. Nuestro objetivo es acercar el conocimiento a través de la publicación de artículos del ámbito psicológico y compartir noticias de actualidad.

miércoles, 25 de febrero de 2015

Cuestionario consumo de cannabis

La publicación de hoy tiene como objetivo difundir una encuesta que está realizando Miguel del Nogal sobre consumo de cannabis en entornos universitarios. Si tienes tres minutos y quieres ayudar, pincha aquí. ¡Muchas gracias!

Os dejamos con un breve texto escrito por él.


Cannabis, la gran ambivalencia

El cannabis es la sustancia ilegal más consumida del mundo, y nuestro país no es una excepción. La accesibilidad a esta sustancia es grande, su coste muy económico, y esto hace que se consuma en gran cantidad, especialmente por la población joven. En este sentido destaca la gran cantidad de cannabis que parece fumarse en los Campus universitarios,  y cuyo Patrón, San Canuto es ya parte de la vida universitaria.

Sin embargo quiero reflexionar sobre una diferencia que dicha sustancia tiene frente a otras drogas, y es que el cannabis está envuelto en una gran contradicción: por un lado se es consciente de que es una droga, pero por otro a menudo se minimizan sus efectos y consecuencias negativas para la salud tanto física como psicológica. Al contrario, muchas personas aduciendo argumentos peregrinos asocian su uso terapéutico (en determinadas enfermedades, mediante una vía de consumo diferente a fumar un porro, bajo un control y seguimiento médico y al amparo de una legislación distinta a la de nuestro país) para justificar su consumo recreativo. Nadie en su sano juicio confundiría el uso terapéutico de la morfina en los casos de dolor crónico en forma de bombas o parches de morfina, con ir a un poblado y consumir heroína  vía intravenosa. Pero este tipo de argumentos sí se emplean en el caso del cannabis ¿por qué?

No nos llevemos a engaño. Llamemos al pan, pan y al vino, vino. Una cosa es un fármaco y otra una droga. Justificaciones las que uno quiera, razones, muy poquitas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario