El Centro de Psicología Aplicada pretende desde su blog, Psicología ComPartidA, divulgar la psicología en la comunidad universitaria con la intención de promover la salud física y mental. Nuestro objetivo es acercar el conocimiento a través de la publicación de artículos del ámbito psicológico y compartir noticias de actualidad.

lunes, 26 de septiembre de 2016

Volver a empezar incorporando la risa y el buen humor


La vuelta al trabajo tras el verano, o a la rutina en general, puede robarnos la sonrisa durante el período de adaptación a la nueva situación. Podemos aprovechar y explotar una herramienta con la que contamos de serie, y que ha demostrado ser beneficiosa a nivel físico, psicológico e interpersonal en múltiples investigaciones, facilitando una mejor adaptación a los quehaceres de la vida diaria: la risa.

Imagen: EvaTramell, con licencia Creative Commons

¿Qué han demostrado las investigaciones sobre la risa?
  • Es una conducta que fomenta la empatía mediante la activación de las neuronas espejo. Cuando una persona comienza a reírse suscita en quienes la observan la actividad de las neuronas implicadas en la contracción de los músculos cigomáticos (involucrados en la risa), incluso cuando dichos observadores no se ríen. Así pues, se produce una pre-activación de la actividad neurológica ligada a la risa por simple observación (Leonhard Schilbach, Universidad de Colonia).
  • Favorece la integración y cohesión de los miembros de un grupo. Las risas de los demás (artificiales o naturales) activan la tuya (Robert Cialdini, Universidad de Texas). Además, nos reímos más cuando estamos acompañados (Antony Chapman, Universidad de Cardiff). Se trata de una conducta no verbal que expresa la voluntad de intercambio amistoso con el grupo y facilita la aprobación social.
  • Resulta atractiva a nivel interpersonal y mejora la convivencia de las parejas. Nos sentíamos atraídos y nos gustan más las personas que ríen de forma natural (Stephen Reysen). La risa facilita los encuentros amorosos y el bienestar psicológico y sexual de la pareja.
  • Mejora el sistema inmunitario. La risa aumenta la secreción de inmunoglobulinas (anticuerpos que intervienen en la reacción inmunitaria) (Herbert Lefcourt, Universidad de Waterloo). Estimula componentes inmunitarios como los linfocitos NK (células asesinas naturales) o el interferón gamma. Una persona a la que le guste reír e invierta mucho tiempo en ello estará más protegida contra gripes, resfriados y anginas.
  • Buen tratamiento para el dolor. Durante la risa segregamos endorfinas (sustancias análogas a la morfina producidas de forma natural por el organismo y que poseen propiedades analgésicas). Diferentes estudios han demostrado que las personas que ríen más se muestran menos sensibles al efecto doloroso de distintos estímulos aversivos (descarga eléctrica, calor, frío, pellizcos…). Ello confirma los efectos analgésicos de la risa, ya que convierten el dolor en menos perceptible (Deborah Hudak, Universidad de Allegheny).
  • Propicia efectos positivos en las funciones cardiovasculares y reduce los estados de estrés. El buen humor reduce el ritmo cardíaco y la presión arterial (Sabina White y Phame Camarena). Produce efectos positivos en el sistema cardiovascular reduciendo el etsrés mediante la reducción de la adrenalina o el cortisol (hormonas asociadas al estrés) (Takashi Hayashi y Kazuo Murakami, Universidad de Tsukuba).
  • Mitigar los problemas psicológicos. Una revisión de estudios piloto en relación a los beneficios de la risa realizado por Marc Gelkopf subraya que ésta es efectiva en el tratamiento de casos de depresión, fobia, ansiedad y conducta compulsiva. Se aplica como estrategia para llevar a cabo una reinterpretación positiva por parte del cliente ante la propia situación de los estímulos temidos.
¿Cómo puedo aprovechar los beneficios de esta herramienta natural?
Desde la psicología cognitivo-conductual trabajamos los problemas de afrontamiento utilizando técnicas que han sido empíricamente validadas tales como relajación, reestructuración cognitiva, solución de problemas, etc. Puedes aplicar estas estrategias en tu día a día y convertir situaciones desagradables en situaciones más llevaderas o agradables. Algunas claves:
  • Pensamientos, emociones y conductas están directamente relacionados entre sí. Cambiando un pensamiento negativo por uno positivo o, en este caso, gracioso, podemos cambiar nuestro estado de ánimo y de esta forma el modo en de afrontar el día que nos espera. Si te despiertas pensando en lo duro que será el día, probablemente lo será, cambia el discurso para animarte a empezar el día. También provocando la conducta de risa viendo imágenes o escenas graciosas puede cambiar nuestra emoción y pensamiento.
  • Ante un problema podemos buscar varias alternativas, no descartes aquellas que a priori puedan resultarte absurdas, pueden hacerte reír y cambiar tu percepción sobre la situación.
  • Comparte tus preocupaciones reelaborándolas de forma irónica o en clave de humor. Compartir momentos con otros facilita crear espacios para reír y ver otras perspectivas.
  • Gestión del tiempo. Además de cumplir con las obligaciones, es importante destinar parte de tu tiempo libre a hacer cosas divertidas y gratificantes, aunque sea poco tiempo. Ver comedias en televisión, cine o teatro, y actividades como comer o cenar fuera. Pasar tiempo acompañado e intercambiar anécdotas graciosas.
Para aquellos a los  que resulte más difícil "la vuelta al cole", refrescar este conocimiento puede ser de utilidad para que la experiencia resulte más gratificante y vivida con mejor humor.

Artículo redactado por Amanda López, terapeuta del CPA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario