El Centro de Psicología Aplicada pretende desde su blog, Psicología ComPartidA, divulgar la psicología en la comunidad universitaria con la intención de promover la salud física y mental. Nuestro objetivo es acercar el conocimiento a través de la publicación de artículos del ámbito psicológico y compartir noticias de actualidad.

Los comentarios enviados por la comunidad serán sometidos a un proceso de moderación antes de ser publicados.

lunes, 30 de octubre de 2017

Carta abierta al Sufrimiento

Estimado Sufrimiento:

Buenos días. Me pongo en contacto con usted quizá por última vez. No me malinterprete, esto no es un “adiós”, ni tan siquiera un “hasta luego”. Nos veremos a menudo, eso lo sé, pero voy a dejar de escribirle y, en la medida de lo posible, de prestarle atención.

Naturalmente, usted se preguntará por qué he tomado esta decisión después de tantos años de relación. Usted y yo nos conocimos desafortunadamente siendo yo muy jovencito, que fue cuando comencé a escribirle pidiéndole que, con la mayor premura posible desapareciera de mi vida. Habitualmente usted contestaba con una gran cantidad de consejos, de cosas que debería hacer o dejar de hacer para no volver a verle el pelo nunca más. Tenía tantas ganas de perderle de vista que me tomaba sus pautas al pie de la letra e incluso se las agradecía. Le agradecí que me recomendara no hablar con aquellos chicos, por si se reían de mí. Le agradecí que me previniera de decir “no” alguna vez a alguien, por si eso hacía que dejaran de quererme. Le agradecí su recomendación de no presentar aquel Curriculum, por si les parecía escaso o por si pensaban que yo era un fracasado.

Le estuve agradecido hasta que me di cuenta de algo. Sentía tanta necesidad de aquellos consejos y advertencias que no caí en la cuenta de algo enormemente obvio: usted nunca se iba. Es verdad que dejábamos de vernos durante breves espacios de tiempo, pero nunca se llegó a ir. Y no solo eso sino que usted, con todas aquellas advertencias y pautas, había controlado todos los ámbitos de mi vida. Advertí también que ya no solo nos encontrábamos ocasionalmente, sino que era yo quien le buscaba a usted constantemente pidiéndole más consejos para no volver a verle. Paradójico ¿verdad? Había dejado de tomar decisiones libremente, e incluso había dejado de preguntarme qué me ilusionaba o qué me apetecía hacer. Vivía solo para conseguir evitarle.

Estuve tentado, tras darme cuenta de todo ello, de odiarle a usted y de odiarme a mí mismo por haber estado tan ciego y por haber cometido el error de confiar en usted. Pero luego caí en la cuenta de que usted solo hacía su trabajo y lo hacía de manera eficaz. Creo de verdad que ha intentado protegerme de usted mismo y creo que, en parte, lo ha conseguido. Ha habido múltiples ocasiones en las que usted y yo no hemos llegado a coincidir gracias a sus maravillosos consejos y le estoy agradecido por ello.

Sin embargo, le escribo porque ya no los quiero. Sus servicios son excelentes, qué duda cabe,  pero el precio es demasiado caro ya que los tengo que pagar con mi vida. Le diría que no es nada personal, pero creo que en este caso no hay nada más personal. Espero que lo entienda.

Me imagino su cara al leer estas líneas. Le imagino impasible ante el papel, dando por hecho que tiene la sartén por el mango. De hecho, sonríe de lado pensando “¿Y éste qué se cree, que porque a él le apetezca se va a poder librar de mí, así, por su cuenta? ¿No se le ha ocurrido pensar que yo siempre voy a estar ahí? ¿Qué a mí no se me despista tan fácilmente?”.

Querido amigo, como le decía al principio de la carta, esta es la última vez que me pongo en contacto con usted. Tengo claro que no se va a ir nunca, que necesariamente nos encontraremos a lo largo de mi vida. Es más, hay situaciones en la vida que no me imagino sin que usted esté presente porque es su trabajo. Lo que cambia es que yo voy a dejar de buscarle y de evitarle. Lo que cambio es que ya no quiero resignarme a sobrevivir a nuestros encuentros. Lo que cambio es que sé que nos volveremos a ver las caras y que ello no me va a matar porque mi vida ya no le pertenece. Me pertenece a mí, y voy a luchar por ella.

Hasta que nos volvamos a ver, querido compañero.

Un abrazo.
Fotografía Kartikay Sashay, con licencia Creative Commons




Nota del autor:

Hay algo que nos une a todas las personas del planeta: el sufrimiento. A nadie le gusta sufrir, y por eso hacemos todo lo que esté en nuestra mano para evitar experimentar esta sensación tan desagradable. “Evitar aquello que no nos gusta” es una regla que funciona muy bien para sentirse mejor la mayoría de las veces, como cuando te sube una araña por el pantalón y la apartas de un manotazo, o como cuando cierras la ventana para aislarte del ruido de la calle.

Sin embargo, cuando hacemos algo con el objetivo de evitar sufrir ¿realmente que conseguimos? Al principio, cuando evitamos aquello que nos produce malestar, nos sentimos aliviados momentáneamente. Sin embargo, ese malestar siempre vuelve y ya no solo sufrimos por ello, sino que obtenemos sufrimiento extra por no saber/poder expulsar definitivamente ese sufrimiento. Efectivamente, conseguimos sufrir por partida doble.

Esta regla presenta otro inconveniente: si ponemos toda la atención en intentar dejar de sentirnos mal ¿qué espacio dejamos para encontrar aquello que nos hace sentir bien, lo que nos ilusiona, lo que nos hace disfrutar? Efectivamente, cada vez menos. Parece que la regla de “evitar lo que no nos gusta” no nos está ayudando, sino que más bien nos está enterrando.

El camino que propone esta carta es el de dejar de huir o luchar contra el sufrimiento y aceptarlo como parte inseparable de la vida. Por tanto, no trata sobre resignarse a sufrir, sino de trasladar la atención hacia cosas que den valor a nuestra vida porque nos hacen sentir bien y porque esta vez somos nosotros quienes las eligen.

¿Qué os ha parecido la carta? ¿Cuál es el camino que vosotros escogéis? Como siempre, os esperamos en los comentarios.


Eduardo Alonso - Terapeuta del CPA.






10 comentarios:

  1. ¡Enhorabuena al autor por este artículo! He disfrutado mucho leyéndolo. Transmite un mensaje esencial con un estilo literario elegante y creativo. Gracias por este regalo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María!

      Muchas gracias por comentar y por tu valoración. Me alegra enormemente que hayas disfrutado leyendo la entrada. Me gusta pensar que cada vez mas gente nos damos cuenta de que otra relación con el sufrimiento es posible y necesaria.

      Un saludo,

      Eduardo Alonso.

      Eliminar
  2. Me ha encantado. Me parece que has tenido una muy buena idea con un enfoque muy original y que, por ser (un tema, problema, patología, asunto, plaga de Egipto, lacra, penitencia, castigo divino, o cualquier otra denominación asimilable según el punto de vista desde el que se observe) tan universal y transversal, me parece que podrías tomarlo como esquema y punto de partida para un desarrollo futuro en la forma que consideres más conveniente. Mi más sincera enhorabuena y mucha suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Desde luego, esta "plaga de Egipto" que es el sufrimiento humano es un tema enormemente amplio y este tipo de comentarios animan mucho a seguir escribiendo sobre ello.

      Un saludo,

      Eduardo Alonso

      Eliminar
  3. Un enfoque distinto y original sobre el sufrimiento y como enfrentarnos a el. Felicidades al autor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Cuando cambiamos la forma de enfrentarnos y relacionarnos con el sufrimiento, se nos abre un mundo de posibilidades.

      Un saludo,

      Eduardo Alonso

      Eliminar
  4. Hola Eduardo,
    Felicidades por la entrada y la elección de tema. Quizá aceptar el sufrimiento y la muerte sean unos de los temas más espinosos para el ser humano.
    Desde hace 4 años trabajamos con grupos de mujeres diagnosticadas de fibromialgia desde la perspectiva de género - si alguien sabe de dolor y sufrimiento... ellas tienen un master-. Nosotras las estimulamos mucho a que escriban sobre ello, y tenemos algunas cartas muy chulas.
    Leyéndote he pensado que el próximo día que nos reunamos les leeré tu carta, grabaré sus impresiones y te las devolveré por este medio.
    Gracias por la reflexión que nos permite seguir pensando de manera conjunta.
    ¡Buena suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dolores,

      Me alegra que te haya gustado la entrada. Para mi desde luego será un honor que leas la carta con ellas; y un regalo que me cuentes cuales han sido sus impresiones.

      Un saludo,

      Eduardo Alonso

      Eliminar
  5. Buen artículo y magnifica reflexión. El poder del pensamiento positivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias!

      Un saludo,

      Eduardo Alonso

      Eliminar